jueves, 23 de junio de 2011

Eat

He de darme cuenta que si tenes hora libre en la escuela y plata en el bolsillo, por mas que no tengas hambre la probabilidad de ir a comprar de un montón de chatarrerias en el kiosco es eminente.
No importa si comiste un alfajor en el recreo pasado, vas a ir a comprar mas y mas.
Lo peor de todo esto es que tus amigos te ven comer y les dan ganas, por ende ellos también van a ir al kiosco, por ende todo en tu curso van a ir al kiosco, por ende somos todos unos vacas en mi curso.

7 comentarios:

Solchu J. dijo...

Hoy me comi un alfajor y unas papitas. Encima no tenia hambre pero si plata y queria seguir comprando y comprando.
Despues me quejo de los rollitos y la panza.
Y bue.

naka dijo...

Tenes el perfil de los chicos de mi curso (en la secundaria)... los compradores de muffins compulsivos. Me acuerdo que todos los dias se compraban comida en cualquier hora libre o recreo... papas, chocolates, alfajores, sanguches de milanesa, pebetes, sopas instantaneas hasta tartas y todo ese tipo de cosas que vendian en cantina (donde se compraba comida en mi colegio). Lo peor es que venia alguien con algo caliente al aula y se llenaba de un olor irresistible para estos. Quiza ya estaba terminando el recreo pero algunos se aventuraban a comprar igual. Y sino se quedaban con ganas y compraban en el siguiente recreo. Usualmente hablaban de la comida que les esperaba en sus casas en la ultima clase de cada dia... "tengo unas milanesas en el freezer y no sabes el pure que me voy a hacer", "mi vieja me hizo un guiso que es la gloria", "cuando llegue a mi casa me caliento en el microondas esos fideos que tengo en la heladera", etc.
Imaginate la cantidad de plata que me gane vendiendo muffins todos los dias cuando cerraron cantina. Te doy una pista, me compre una netbook y un ukelele y me sobro plata.
Encima eran muffins ricos y los vendia a 2 pesos. Como nunca fui muy cercano a los del curso llegaban a comprarme muffins en lugar de saludarme. Tengo que volver a vender, necesito plata jaja

Nerea dijo...

Aveces suele confundirse el aburrimiento con hambre... es el caso universal en tiempos de escolares ;)

PD: Qué te mejores pronto Sol!
Un beso grande!

Victoria dijo...

Totalmente de acuerdo, encima todos te tientan masticando a tu alrededor. Lo peor es que en el colegio no se vende comida sana para tener alguna alternativa, nada de ensaladitas de frutas, o tartas, no señor: La propuesta es un menú cuasi inorganico a base de saborizantes y grasas. Podemos disfrutar entonces papas fritas con gusto a pollo al limon, y demás cosas orgullosamente insalubres.

Glori a . dijo...

eso no es lo peor, sino cuando el quiosco viene a vos. Andan los del ultimo año vendiendo cosas y pasan por los salones, es inevitable no comprar si la comida va hasta vos.

~Coraline dijo...

Jajajajaja por ende el invierno es lo mejor porque podes decir: nah estoy llena de busos y camperas.
Yo no compro en el kiosco, llevo de mi casa pero muy poco ponele una barrita de cereal, mi compañera se compra los "sanguchitos" de salame y queso y papas fritas y galletas y todos los recreos algo distinto y grasoso, no se como alguien puede estar comiendo algo a las 9 de la mañana menos algo salado!

beso

Sofía dijo...

yo nunca me compre ni un caramelito en el kiosko del cole..
siempre muy lleno de gente..pero que tienta, tienta